Residencia o Cuidador en casa

Residencia o Cuidador en casa… la gran duda

Toda persona tiene derecho a elegir donde quiere estar, si la persona tiene la suficiente capacidad tiene muy claro si quiere ir o no ir a una Residencia, si la respuesta es que NO, la opción de un Cuidador en casa es la mejor opción.

¿Residencias o Resistencias?

No hay que confundir la decisión de querer estar en el hogar con las resistencias a no querer estar acompañado, llega un momento que la falta de seguridad y la soledad hacen que sea inviable que el Mayor viva solo,  y aquí aparecen las RESISTENCIAS.

Yo quiero estar solo/a.

Yo solo quiero estar con mi familia.

Esas emociones… una incipiente depresión, el sentirse menos independiente o incluso menos querido, llevan al Mayor a no querer tener a una persona fuera de la familia que le acompañe, esto además de ser imposible en la práctica no suele ser lo más recomendable, ya que el vínculo se suele crear sobre un solo miembro de la familia que termina “abrumado” por la carga que le supone estar pendiente las 24 horas.

Hay que tomar el hecho con naturalidad, todos hemos tenido que asistir a la escuela y nos han dejado de niños al cuidado de alguien, y eso nos enriquecia y cuando volvíamos con nuestra familia el reencuentro era mejor. La opción de un Cuidador en casa es la mejor opción para toda la familia .

Uno para todos o todos para uno

En las residencias la mayoría de residentes necesitan muchos cuidados, el personal es limitado y, no nos equivoquemos, no tiene la obligación de «entretener»  y «acompañar», su labor es cuidar de manera eficiente a todas las personas.

La Soledad en las Residencias es un hecho, a no ser que podáis visitarlo sistemáticamente, pero normalmente la familia no puede, por eso eligió esa opción, «ojos que no ven, corazón que no siente», o podéis contratar un acompañante que le de la compañía y el cariño que necesita en la residencia, o incluso de volver a llevarle a su hogar pero acompañado.

Además, cuando las enfermedades avanzan, y se sienten peor, menos comunicativos son nuestros mayores, igual que cuando nosotros nos encontramos mal, queremos permanecer en nuestro entorno y acompañados para descansar y sentirnos seguros.

No todo es blanco o negro

Hay veces que no queda más opción, pero no todo tiene que ser blanco o negro, existen residencias o centros de día que dan la opción de acoger al mayor durante el día, puedes tener un cuidador que le acompañe y que le vuelva a traer a su hogar al final del horario.

Si quieres saber más opciones o no lo tienes claro comenta con nuestros Asesores Familiares tu situación antes de tomar una decisión.

Contacta con tu Asesor Familiar